jueves, 11 de junio de 2009

INTRODUCCIÓN.


El presente trabajo de investigación se referirá al Contrato de Fianza.

En primer lugar hablaremos de la fianza desde una perspectiva general, vista como una obligación que contrae una persona para garantizar otra obligación previa ajena. Esta garantía personal le sirve al acreedor a tener la certeza que se cumplirá la obligación a su favor.

Como veremos, la fianza se clasifica en legal, judicial y convencional. La que nos concierne a nosotros es la CONVENCIONAL, ya que aquí la fianza aparece como un acuerdo de voluntades, como un contrato. Efectivamente, las partes que conforman dicho contrato son el acreedor y el fiador.

La fianza convencional, se divide en simple y solidaria. En la simple se le reconoce al fiador el beneficio de excusión y de división, los cuales son privados al fiador en la fianza solidaria.

Estableceremos las diferencias de la fianza con aquellas figuras contractuales con las que se suele confundir: la obligación solidaria, el seguro de caución y el aval. No hacemos distinción con la prenda y la hipoteca porque se tratan de garantías reales. También identificaremos sus características principales del contrato.

Seguidamente, indicaremos y explicaremos sus elementos, siendo estos los sujetos que intervienen en la fianza, su objeto, la forma y la prueba.

Diremos cuáles son los efectos que acarrea el contrato. Los que se dan entre acreedor y fiador, los que se dan entre fiador y deudor principal, y los que se dan entre los cofiadores.

Por último, conoceremos de qué manera se extingue el contrato de fianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada